top of page
  • Hugo Marroquin

Frases olvidadas en una libreta

«Para vivir tenemos que narrarnos; somos un producto de nuestra imaginación. Nuestra memoria en realidad es un invento, un cuento que vamos reescribiendo cada día...» Rosa Montero en La ridícula idea de no volver a verte (Seix Barral, 2013). Mi memoria y algunas palabras han quedado en trozos de papel, en libretas que me han acompañado durante años, en viajes o notas en el celular y ahora emprendo su rescate.



El proyecto #FrasesOlvidadasEnUnaLibreta además de rescatar tiene como objeto valorar la creación escrita, por efímera o intrascendente que haya aparecido, por reveladora o trivial, por profunda o superflua. Rescatar aquello que narre y que narré de mi vida.


«Déjame explicarme, Emilio, para explicarte» escribió Carmen Aristegui en una carta a su hijo en Gritos y susurros (Aguilar, 2004) como promesa de una futura narración con la cual le contaría las decisiones y circunstancias de su maternidad.


«¿Qué es el amor sino la búsqueda de palabras que todos han dicho?» escribí en un Las horas lentas de la noche (Felou, 2017). Mi rescate de #FrasesOlvidadasEnUnaLibreta es una mirada a mi pasado que incubó a Los años de los amantes (Felou, 2015) también.


Ante la mezquindad, el odio y la infodemia con la que se inunda Twitter, he decidido que sea mi punto de partida. Durante años tuvo otra vocación predominante, me sirvió para narrarme y ahí se contienen muchos fragmentos de mi memoria.


Los hallazgos han de tomar forma gráfica que se conjugarán con otro rescate: las fotos perdidas en un carrete que vive en la nube y contiene miles de fotos acumuladas en años de registro desordenado y caótico.


Quizás los rostros, las voces, o las palabras exactas las he olvidado, pero el sentimiento… eso no se olvida.


Acompáñame.




0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Post: Blog2_Post
bottom of page