• Hugo Marroquin

Cómo ser un fenómeno literario antes de los 30 años

Actualizado: 7 feb

Además de darte 10 consejos para lograrlo, quiero hablarte de Édouard Louis, un joven escritor francés que con sólo 21 años y con apenas unos meses en librerías ya vendía más de 300.000 ejemplares. ¿Es eso mucho? Definitivamente es el sueño hasta de un escritor consagrado. Pues Édouard Louis, como se dice en Colombia, la sacó del estadio y a partir de ahí no ha hecho más que crecer. Así que quiero que aprendamos algo de su historia, porque el siguiente fenómeno literario podrías ser tú.

Recuerda que este post existe en versión podcast, busca el título en YouTube o en cualquier plataforma de podcasts.

Tras más de diez años de trabajar en esta rama del entretenimiento que es la industria editorial además de haber publicado ya dos novelas, mucha gente se ha acercado a mí para preguntarme las claves del éxito, leer manuscritos o consejos. Si tuviera las claves precisas del éxito, evidentemente otro gallo estaría cantando y tampoco es mi intención hacer un ejercicio frívolo y superfluo aún con la condicionante del espacio en el blog. Así que seamos sinceros, hay muchos factores caprichosos y a veces inexplicables que definen el éxito, hay otros condicionantes como la oportunidad, el marketing y el dinero. De cualquier forma la misma palabra resulta incómoda, ¿el éxito es ventas? ¿es prestigio? ¿es ser traducido? Cada quien tendrá su búsqueda personal. Así que yo te propongo mirar a Édouard Louis, porque creo que en su historia hay algunos de esos ingredientes que todos podemos observar y con un ejercicio crítico propio, aprender.


Édouard Louis es un joven escritor francés que irrumpió de manera extraordinaria. A unos años de su llegada, no sólo ha vendido miles de ejemplares, sino que ha sido traducido a muchas lenguas, sus libros han sido adaptados al teatro, donde incluso él ha actuado, grabó el audiolibro de una de sus obras en inglés y ha anunciado la adaptación de sus libros en formato de serie de televisión.


En 2015 leí su primera obra, Acabar con Eddy Bellegueule. En 2016 cuando asistió a la Feria Internacional del Libro en Bogota, lo escuché en un pequeño conversatorio en la librería Casa Tomada. Y en 2019 asistí en París a una lectura que hizo junto a una actriz tan bella como extraordinaria, Emmanuelle Béart a propósito de una traducción que Louis realizó de la obra de Anne Carson, Antagonick. Y entre tiempos, pues lo he seguido en redes y he leído todos sus libros.


Su historia nos dice mucho de lo que es posible aprender.

1. No tuvo miedo y mostró la imagen de Francia que los franceses esconden.

Lo primero que rescato de Édouard Louis es la Francia que retrata. La Francia que se exporta es la que escribe, filma o graba la burguesía gala, los intelectuales, las clases medias privilegiadas, lo que refrenda mucho del cliché que como nación han creado en el imaginario del extranjero, hablo de manera genérica por supuesto. Pues Édouard Louis nace y crece en Picardie, una región al noroeste, más pobre que rico, zonas de obreros y fábricas, donde la majestuosidad de París es apenas una postal sucia pegada en un refrigerador inservible en un hogar que no puede pagar la luz. La publicación su primer libro Acabar con Eddy Bellegueule resultó tan violento para algunos sectores, que hubo medios que ponían en duda las experiencias contadas porque les parecía algo inverosímil. Supongo que desde ese privilegio parisino, la pobreza, la ignorancia es algo que sucede muy lejos, porque a veces les cuesta ver más allá del Periférico. Louis visibilizó las carencias y podredumbres de su propia familia, la realidad que también existe en esta nación y hablan de muchos millones más que sistemática han sido borrados por la cultura predominante.


2. Un hombre que se inventó a sí mismo y encuentra su lugar en la literatura.

Édouard Louis se inventa a sí mismo en 2013 cuando adopta este nombre oficialmente y deja atrás el de nacimiento: Eddy Bellegueule, que conlleva ya una carga sociocultural negativa. Pues un nombre como Eddy en Francia tiene una referencia de extracto social y su apellido, según lo encontré traducido en medios españoles para ejemplificar el juego de palabras que esconde, es Jetaguapa. Belle: bella, guapa; gueule: jeta, cara.


Por otro lado, Louis encontró en la autobiografía un campo para expresarse y expandirse. En sus libros ha abordado su propia identidad, la violencia de un sistema, la historia de su padre y las masculinidades hasta la emancipación de su madre en la obra más reciente. Ha logrado desde una mirada profunda, cruda, valiente e incluso compasiva, explicar y comprender los hechos de sus vidas para explicarlos desde una crítica al sistema político y cultural que él mismo combate.

3. Traicionó a todos.

Las ataduras que tenemos pueden ser muchas: sociales, económicas, de clase, por vergüenza, por temor, por ignorancia, etcétera. En ese sentido lo primero que podríamos decir de Édouard Louis con su primer libro es que traicionó a todos: a su familia, a su comunidad, a su “destino” incluso. Por que quizás lo más duro de los relatos autobiográficos es decir las cosas tal cual se sintieron, tal cual las percibimos, sin el filtro del qué dirán, del que opinarán, y Louis habló con tal franqueza, con la dureza, que los ha dejado a todos expuestos, desnudos entre letras. Y eso para muchos, es su más grande tradición. Pero no hay escritura posible que logre ser cómoda, quedar bien y además expresar la naturaleza real de las emociones.


Para darte una mirada más completa, busqué a lectores de Édouard Louis en Twitter, y les pregunté: Me gustaría saber desde su experiencia, ¿qué es lo que encuentran que ha sido clave en su éxito? Y estas son algunas de las respuestas:

  • @rcollete : [traducido del inglés] Creo que su éxito se sustenta en su experiencia personal para servir a la historia colectiva contemporánea. Ha hecho una disección de la violencia, que para nosotros los lectores ávidos de una aproximación realista de la sociedad, sin la tradicional idealización de la vida.

  • @lucas_lowski2 : [traducido del francés] pienso que sobre todo se trata de dar voz a aquellos que no tienen la posibilidad de expresarse.

  • @monarcaperdido : [del francés] a su capacidad de entrar en contacto con sus emociones a través de la escritura. Logré identificarme con él.

  • @loic_french : [del francés] Una voz que resuena con mucha gente de su generación, compromiso político, construcción mediática, pone por delante la pobreza, el proceso de dominación, etc.

  • @keirangoddard1 : [del francés] Para mí fue revelador y hermoso leer una obra que genuinamente trataba la masculinidad de la clase trabajadora ni con sentimentalismo exagerado ni juicio excesivo.

  • @page_alexandre : [del francés] Creo que se beneficia del molde “testigo” y de “la vida real” en sus textos. Aprovecha también el marketing de su editor. Es un fenómeno cercano a Christine Angot.

Ahora y para cerrar, algunos consejos prácticos para lograr ser un escritor exitoso antes de los 30, y sirve para antes de los 40, o de los 50, o de los 60. En realidad son cosas que he escuchado de muchos escritores que he conocido y que yo comparto.

  1. Lee mucho. Sobre todo y durante el proceso de escritura lee aquello que tenga relación o dialogue con lo que escribes. Aprende de otros. Inspírate en otros.

  2. Ten objetivos de escritura pero sé flexible. Ante todo la escritura es un hábito. No es un arranque de fin de semana, es un proyecto a mediano o largo plazo. Las palabras requieren descansar, reposar, añejarse.

  3. Sé un observador del mundo. Observa con detenimiento el mundo que te rodea, obsérvalo y dale palabras desde tu interior. Si se trata de escribir ficción, dale palabras a las sensaciones. Si se trata de no ficción observa con rigor científico.

  4. Invierte tiempo en pensar en cómo lograr una conexión emocional entre tus personajes y los lectores. Entre mejor sea la experiencia de tu lector con la historia, más susceptible a recomendarla será. Y nada es más poderoso que el boca a boca. Si se trata de no ficción, lo mismo aplica, las técnicas narrativas para ello ayudan a crear productos de divulgación más poderosos.

  5. Escribe con rigor, trabajando cada frase. Si crees que publicar se trata de darle tu manuscrito a la editorial para que te lo escriban, te equivocas. Sí, existen procesos que mejorarán tu escrito, pero ante todo depende de ti, porque el escritor se hace en su pluma no en la de un asistente del editor.

  6. No tengas miedo de comenzar por ti. Como en la vida misma no se vale criticar al otro sin antes hacer un ejercicio de introspección. Así que comienza con las preguntas que a ti te incomodan, enfréntate a las verdaderas motivaciones que tienes, no tengas miedo de traicionarlos, de inventarte.

  7. Entiende el mundo editorial. Entra a las librerías, visita una feria de libro, sigue perfiles que hablen de libros, mira videos de booktubers, escucha podcasts que hablen de libros. Si por ejemplo quieres publicar una novela busca a la editorial que ya publique obra parecida a lo que tú tienes o a lo que aspiras, si se trata de un ensayo de divulgación científica, lo mismo, busca al sello editorial que trabaje en esa área.

  8. Escucha. Comparte tu idea o manuscrito con gente de tu confianza que sepas conoce medianamente del tema. Poco vale compartir una novela con quien jamás lee novelas, o un ensayo académico con quien no está acostumbrado a este tipo de lecturas. Busca a la persona adecuada y escucha lo que tenga que decirte. Además, aprende a buscar a los que más saben, hay tremendos recursos de grandes escritores que te pueden guiar, y muchos de ellos están a la mano, en YouTube, en bibliotecas con acceso digital, etc.

  9. No creas en fórmulas mágicas o en títulos tipo “cómo ser un fenómeno literario antes de los 30”… ponte a escribir. Sigue escribiendo. Escribe con sinceridad, con rigor, con valentía, con inteligencia, con disciplina.

  10. Y recuerda que las historias extraordinarias no tienen edad, tú puedes ser una.

2 visualizaciones0 comentarios