top of page
  • Foto del escritorHugo Marroquin

Infocracia o la pérdida de la esperanza

Actualizado: 1 oct 2023

Infocracia. La digitalización y la crisis de la democracia (Taurus, 2022) de Byung-Chul Han. Un texto necesario para estos tiempos, porque quizás, antes de perder la esperanza sobre el rumbo del mundo y sus sociedades, algo logremos cambiar y enderezarlo.


«Hoy estamos bien informados, pero desorientados». Para Han vivimos en el régimen de la información; una forma de dominio que está acabando con la democracia. Una época donde la difusión y la multiplicación viral de la información es un acto que permite explotar los datos como mecanismos de vigilancia para mantener a las personas en espacios donde voluntariamente los dejan por su mera interacción con las herramientas, lo cual redunda en su sometimiento. ¿Recuerdan lo que hizo Cambridge Analytica?


Este libro me hizo pensar en tantas escenas que vemos en restaurantes, reuniones familiares, momentos en pareja, etc. Habla sobre la información como contenido de entretenimiento que aísla a los individuos. Incluso si están reunidos no forman masa, comunidad. No tienen líder, ni ideología, ni valores comunes.


Me hizo pensar también en las lamentables, mezquinas y obscenas escenas cotidianas de tantos políticos que han destruido la verdad fundamentada en hechos para crear narraciones ficticias de un mundo imaginado por sus ambiciones personales en el que todo se reduce a escenificaciones, a omitir argumentos para practicar performances, hacer espectáculos que se conviertan en noticias sin sustancia y enriquezcan la teatralidad de las imágenes que viralizan.


Pero también en medios de comunicación, opinadores, intelectuales y actores del círculo rojo que crean y difunden fake news, crean confrontaciones de desinformación de manera instrumentada dejando de lado convicciones o principios; motivados por el oportunismo. Con alevosía hacen a un lado los hechos, tergiversan las palabras y circulan información desconectada de la realidad. Quitan toda referencia a las verdades fácticas para degenerar la libertad de expresión en una farsa.


Dice Han que el intento de combatir la infodemia con verdad, está destinado al fracaso. Que hacerle cambiar de opinión a una persona, también, está condenado al fracaso. Pues dentro de la burbuja que habita la gente, sólo ven aquello que es igual a su visión del mundo. La gente elige un autoadoctrinamiento al consumir de una manera cómoda para sus creencias. Han dejado de escuchar al otro, han perdido al empatía, hacen de oídos sordos a la voz del otro. Vaya, basta poner un tema de política sobre la mesa para que esto quede evidenciado.


Las personas se sienten motivadas para hablar de temas que exceden su nivel de conocimiento de los hechos relevantes sobre un tema. ¿Cuántas veces en un día vemos pasar eso? Basta un suceso cualquiera en las noticias para que salgan expertos que no respetan la verdad fundamentada en hechos. Desvirtúan o falsean sus dichos hasta hacerlos encajar en el relato de una nueva realidad, que es nacida de la ficción.


Este libro no se trata de generar esperanza o lo opuesto. Simplemente es la mirada de Han sobre un presente que, al menos a mí, me pareció reconocerlo en tantas situaciones cotidianas, en tanta gente, en tantas voces desconocidas en las redes sociales.

11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
Post: Blog2_Post
bottom of page