top of page
  • Foto del escritorHugo Marroquin

Eres un fanático sin saberlo. Descubre porqué.

“Yo creo que es un momento en el que, aunque las computadoras y los algoritmos nos educan para el fanatismo porque nos ponen en contra con los iguales y estamos siendo educados por fanatismo. Tenemos que superar esa tara y buscar puntos de acuerdo. ¿Con quién? Con todos. Sobre todo con los grupos grandes.”

Este comentario lo ha hecho Jaime Durán Barba, asesor político, en el contexto de una entrevista con el periodista argentino Luis Novaresio.


Más allá de los temas políticos que abordan, me detengo en este de índole sociológica pues sin duda es un área en la que Jaime Durán Barba tiene mucho por aportar.


Minutos después de este comentario, retoman este tema y se profundiza:


Para Jaime Durán Barba, asesor detrás de campañas de personajes políticos de todo el continente americano, nuestra mente ha cambiado con el internet y el celular.


No solo se trata de la Inteligencia Artifical, dice Durán Barba, al navegar en internet visitamos determinados sitios y hay un algoritmo que nos vigila. Monitorea nuestros gustos y aficiones. Crea un perfil de nosotros para conectarnos con otros parecidos.


Esto hace que sea muy difícil que los algoritmos nos conecten con personas que no piensan igual que nosotros, que tienen posturas políticas, ideológicas o morales diferentes.


De esta manera creemos que el mundo es como nosotros, nada uno de nosotros, lo pensamos. Que somos la totalidad. Que somos mayoría. “Todos piensan los mismo yo”, “todos están a favor de la misma causa que yo”.


Claramente esto no es cierto. Habrá bastantes que no estén de acuerdo y no piensen como uno, pero con esa parte de la población un algoritmo, digamos de Facebook, TikTok, Instagram u otra red social, no nos conectará.


Entonces alguien que está a favor de Milei solo lo conectará con gente a favor de Milei. Con alguien en contra de Macron le conectará con gente en contra de Macron. Y todo lo que cada quien mira en redes —destinando muchas horas— es un espejo de sí mismo.


La gran pérdida de esta época es la capacidad de diálogo: las personas creen que su punto de vista es el válido, el universal, el verdadero. Se conectan entre ellos y creen que así funciona el mundo. Habrá quien guste de ejemplificar esto con grupos terroristas, gobiernos anti democráticos, aunque en realidad se trata de ti, de tus amigo, de tu familia, de tu pareja, de tus compañeros de trabajo.


Violencias verbal, intolerancia y fanatismo es lo que ahora parece describir a la sociedad actual.


“Vivimos un tiempo precipitado que no nos permite pensar. Por eso es que también algo que ha ocurrido en política es que el pensamiento se está extinguiendo. Tenemos cada vez líderes más tácticos, que piensan en el mañana, en “qué hago ahorita”, en “¿dónde me consigo un voto?”. Y que tienen poco tiempo para sentarse cada quince a días a reflexionar sobre qué se hace.”


Escucha le entrevista completa, y este tema particular que en el minuto 17:21.




6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários

Avaliado com 0 de 5 estrelas.
Ainda sem avaliações

Adicione uma avaliação
Post: Blog2_Post
bottom of page